Junio 17 Día mundial contra la desertificación y la sequía

La desertificación es la degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. Está causada fundamentalmente por la actividad humana y las variaciones climáticas.

Este proceso no hace referencia al avance de los desiertos existentes. La desertificación se debe a la vulnerabilidad de los ecosistemas de zonas secas, que cubren un tercio de la superficie del planeta, a la sobrexplotación y el uso inadecuado de la tierra. La pobreza, la inestabilidad política, la deforestación, el sobrepastoreo y las malas prácticas de riego afectan negativamente a la productividad del suelo.

Suelo y sequía

De cara a 2025, más personas en México no dispondrán de suficientes recursos hídricos. Esto constituye una compleja amenaza que incidirá en el ámbito económico y social.

Tierra y seguridad humana

Frenar la degradación de nuestros suelos mediante la rehabilitación de tierras, la expansión de terrenos gestionados de manera sustentable y el incremento de iniciativas de reparación de terrenos, nos permitirá una mayor capacidad de adaptación y lograr mejor equilibrio ecológico.

Los suelos y el clima

La restauración de suelos en ecosistemas ya degradados puede conducir a la absorción y almacenaje de cientos de millones de toneladas de carbono cada año.

Las actividades del uso de suelos representan casi el 25% de las emisiones globales de CO2. Por lo que las mejoras en el sector agrícola, junto con un uso más sustentable de las tierras, son elementos fundamentales para ayudar a combatir el cambio climático.

DPA es una plataforma de financiamiento colectivo destinada a la recaudación de fondos para fines sociales.

Dar para Ayudar DPA

contacto@itfd.mx

MSA/lyds/*.*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.